Parientes silvestres de cultivos

Los parientes silvestres de cultivos incluyen tanto a los antepasados de los cultivos como a otras especies más o menos estrechamente vinculadas con ellos. Son una fuente vital de genes de resistencia contra enfermedades, plagas y factores de estrés como las sequías y las temperaturas extremas. El empleo de parientes silvestres ha permitido mejorar la resistencia al ácaro del trigo, el tizón tardío de la papa y la enfermedad del raquitismo del arroz. Se los ha empleado para mejorar la tolerancia del trigo a la sequía y del arroz a los suelos ácidos sulfatados. Los parientes silvestres también han sido empleados para aumentar el valor nutricional de algunos cultivos, entre ellos el contenido de proteínas del trigo duro, el contenido de calcio de la papa y la provitamina A del tomate. Proteger a los parientes silvestres de cultivos ayuda a asegurar que exista una adecuada diversidad genética en el patrimonio genético de un cultivo en particular. La creciente uniformidad genética de las variedades cultivadas, combinada con los efectos del cambio climático, hace que los cultivos sean más vulnerables al estrés. Las devastadoras pérdidas de cultivos de maíz en los Estados Unidos en el decenio de 1970, debidas al brote del añublo o tizón del maíz, pusieron de relieve el riesgo real de descansar en apenas un par de variedades de alto rendimiento. Los Estados Unidos producen alrededor de la mitad del maíz del mundo, pero a la vez su producción se basa en menos de un 5 % de la diversidad disponible de maíz a escala mundial. Los parientes silvestres de cultivos son herramientas valiosas que podemos emplear para adaptarlos a las condiciones ambientales cambiantes y a las necesidades humanas, pero las poblaciones naturales de parientes silvestres están en riesgo creciente debido a la sobreeplotación y a la pérdida de hábitat. Un proyecto mundial lanzado en 2004 está dirigido contra esos riesgos. El proyecto, financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y ejecutado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, involucra a participantes de cinco países: Armenia, Bolivia, Madagascar, Sri Lanka y Uzbequistán, que cuentan con importantes y significativas especies de parientes silvestres de cultivos amenazados. Para mayor información sobre el proyecto, ver página 20. Esta sección especial de Geneflow 2006 es patrocinada por el proyecto sobre parientes silvestres, en el marco de sus actividades para crear mayor conciencia. A medida que aumente la comprensión y el conocimiento de los parientes silvestres, los fitomejoradores los tendrán mucho más en cuenta para buscar soluciones a numerosos problemas relativos a las enfermedades de las plantas que aún están sin resolver en todo el mundo. Una de estas amenazas importantes es Ug99, una roya negra del tallo hallada por primera vez en el trigo de Uganda en 1999. Desde entonces este patógeno ha ido apareciendo en distintos campos de Africa oriental, donde está reduciendo los rendimientos del grano hasta en un 71%. Si no se lo vence pronto, el Ug99 podría convertirse en una epidemia mundial en los próximos 15 años. La conservación y empleo de parientes silvestres de cultivos puede ser la llave para salir al paso del desafío del Ug99 y de otras amenazas a la agricultura y a la seguridad alimentaria. Chasque aquí para más información en parientes silvestres de cultivos.

Pages:
25 p.
Publication Year:
2007
Publication Format:
24x28
Language:
ES
Back