Skip to main content

Incentivos para conservar la biodiversidad agrícola – Perú a la vanguardia

Photo: Farmers harvesting quinoa in Peru. Credit: Bioversity International/A.Camacho
Photo: Farmers harvesting quinoa in Peru. Credit: Bioversity International/A.Camacho

Perú está desarrollando un esquema de incentivos para la conservación de su rica diversidad de cultivos con el apoyo científico de Bioversity International.

Perú está desarrollando un esquema de incentivos para la conservación de su rica diversidad de cultivos con el apoyo científico de Bioversity International.

Con 184 especies nativas de plantas domesticadas y cientos de variedades, Perú es uno de los centros más importantes de domesticación y diversidad de cultivos en el mundo. Esta diversidad tiene un valor que va mas allá de las fronteras peruanas. La biodiversidad agrícola es la base de la supervivencia humana y el bienestar – es crucial protegerla para poder aumentar la producción de alimentos para todos nosotros.

Mientras que los beneficios de la biodiversidad agrícola se reconocen cada vez más, su valor total para las personas y la sociedad generalmente no se toma en cuenta. Esto se debe a que muchos componentes de la biodiversidad agrícola ofrecen una combinación de beneficios privados para el agricultor – por ejemplo la producción de alimentos, forrajes y fibras – y beneficios públicos para la sociedad en general – tales como el suministro de servicios de ecosistemas y opciones para adaptarse el cambio climático y enfrentar brotes de plagas y enfermedades. Los mercados capturan únicamente una parte de este valor económico total y por tanto subestiman el verdadero valor de estos recursos genéticos.

Los mecanismos para ayudar a los agricultores a capturar el valor privado de estos recursos incluyen el desarrollo de cadenas de valor y productos de mercado para un reducido número de especies y variedades. Sin embargo, esta es una estrategia inadecuada para conservar la gran diversidad de recursos genéticos que existe, por ejemplo, en Perú. Muchos recursos genéticos actualmente pueden no tener potencial de mercado pero pueden contener un valioso potencial genético inexplorado que puede ayudar a proteger nuestros sistemas alimentarios para enfrentar los cambios futuros.

En la ausencia de incentivos de mercado para conservar la biodiversidad agrícola en finca, mucha de la conservación de los recursos genéticos ocurre de facto, usualmente como resultado de preferencias socioculturales de los agricultores. Mientras, el riesgo de perder estos preciados recursos sigue aumentando, dado que no se puede esperar que agricultores, en muchos casos, de escasos recursos, continúen asumiendo los costos de su mantenimiento por el bienestar común. Una solución a este dilema puede ser compensar a los agricultores que conservan la biodiversidad agrícola en sus fincas, e incentivar a otros a sumarse a esta noble tarea– una forma de retribución por servicios de ecosistemas aplicado a la diversidad de cultivos (conocido como ReCSA, Recompensas por Servicios de Conservación de la Agrobiodiversidad). La importancia del diseño e implementación de dichos incentivos positivos para la conservación de la biodiversidad ha sido explícitamente reconocida por la Convención de Diversidad Biológica (Meta Aichi 3), así como también en la legislación Peruana.

Bioversity International ha estado trabajando en Perú y otros países desde el 2009 para probar el potencial de dichos incentivos para conservar especies/variedades prioritarias amenazadas, los que simultáneamente apoyen los medios de vida de los agricultores tradicionales y las instituciones comunitarias de acción colectiva existentes.

En el 2014, el Ministerio del Ambiente de Perú, en colaboración con el Programa Euro-Eco-Trade del Ministerio de Economía y Finanzas hizo un llamado a la experiencia de Bioversity International para trazar los pasos requeridos para la adopción de un esquema ReCSA a nivel nacional.

“Basados en nuestro trabajo previo en ReCSA, hemos identificado un número clave de pasos necesarios para establecer dicho programa, y diseñamos un plan de implementación”, dijo Adam Drucker, Economista Ecológico Senior de Bioversity International, quien lideró el trabajo en Perú. “Estos pasos van desde: decidir que conservar; cuanto conservar y en que configuraciones; identificar comunidades de agricultores dispuestas a participar en la actividades de conservación de forma costo-eficiente y equitativa; asegurándose que las recompensas sean apropiadas y condicionales en el servicio de conservación que está siendo entregado; así como también la identificación de fuentes de financiamiento sostenibles para la implementación a largo plazo de un esquema de incentivos, incluyendo la búsqueda de involucramiento del sector privado“

“El apoyo científico de Bioversity International ha sido clave en el diseño de esquemas específicos de incentivos que estamos proponiendo para fortalecer la conservación que hacen los agricultores peruanos de nuestra rica diversidad de cultivos”, comentó Tulio Medina, Especialista en Recursos Genéticos del Ministerio del Ambiente. “Durante la temporada agrícola del 2015-2016 planeamos implementar un proyecto ReCSA para dos cultivos clave en nuestro país, quinua y amaranto, con vista a llevar a cabo un programa a mayor escala, incluyendo cultivos estratégicos para el país como papa y maíz en el 2016-2017.

Esta semana Bioversity International está llevando a cabo un Taller de Expertos con el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA) y otros socios nacionales para definir parámetros científicos – tales como metas de conservación y las medidas de amenazas y de diversidad necesarias para priorizar las especies/variedades objeto de intervenciones costo-efectivas. Esta información se usará en el diseño del programa de mecanismos de incentivos.

“Perú está muy bien ubicado para implementar exitosamente un esquema de incentivos para apoyar la conservación de la biodiversidad agrícola. Aunque otros países han adoptado mecanismos de incentivos (no siempre exitosos), Perú puede aprender de esas experiencias y tiene la oportunidad de aplicarlas dentro del contexto de un enfoque estratégico innovador, y bajo condiciones muy favorables dado que existen todavía altos niveles de diversidad genética y conocimiento tradicional”, concluyó Drucker.

Read this article in English

 

Photo: Farmers harvesting quinoa in Peru. Credit: Bioversity International/A.Camacho

Back