Skip to main content

Inyectando diversidad para reforzar la inmunidad al cambio climático y a la inseguridad alimentaria

Ceremonia de Entrega de Recomepnsas ReSCA. Créditos: Bioversity International/S.Padulosi

El científico senior de Bioversity International Stefano Padulosi y el economista principal Adam Drucker informan sobre el éxito de la primera edición de Pago por Servicios de Conservación de Agrobiodiversidad para promover la diversidad del frijol en América Central.

La biodiversidad agrícola es esencial para nuestra supervivencia y bienestar. Al igual que la forma en que las vacunas funcionan para proteger la salud humana, una rica diversidad de especies y variedades refuerza los sistemas de producción agrícola para ser más resistentes y en muchos casos incluso "inmunes" al cambio climático y la inseguridad alimentaria. Bioversity International y sus socios en Guatemala implementaron recientemente una de esas 'inyecciones' de diversidad.

Inyectando diversidad en Guatemala

El 8 de marzo de 2018, unos 100 agricultores se reunieron en la aldea de Jicamapa (Ipala), Guatemala, de 7 comunidades del distrito de Chiquimula para la ceremonia de entrega de las recompensas bajo el proyecto Recompensas por Servicios de Conservación de la Agrobiodiversidad (ReSCA). El proyecto ReSCA de Bioversity International es un mecanismo de incentivos para conservar la agrobiodiversidad.

A través de esta intervención, la primera de este tipo para frijoles y la primera en América Central, los agricultores recibieron recompensas colectivos por su compromiso con la protección de variedades de la especie de frijol Phaseolus vulgaris, previamente identificadas como en riesgo de extinción. Estas variedades fueron elegidas en base a un análisis morfológico y molecular de la diversidad de frijol guatemalteco y el conocimiento del agricultor.

Se eligieron cuatro variedades de frijoles: Rosita, Chapin Negro, Cordelin y Vaina Morada Pata de Sope, sobre la base de que mostraban el mayor riesgo de erosión genética. Un enfoque  cost-efectivo basado en un concurso competitivo resultó en que 216 agricultores de 7 comunidades desearan dedicar una superficie total de 7.2 hectáreas a la conservación de estas variedades. El valor total de las recompensas en especie a nivel de grupo que los agricultores solicitaron para cubrir sus costos de oportunidad para el trabajo de conservación fue de US $ 5,300. Estas recompensas se otorgan en forma de insumos agrícolas y otros equipos que las comunidades van a utilizar para fines de producción o para mejorar la logística de las reuniones comunitarias.

Una limitación significativa encontrada fue la falta de acceso a semillas de calidad, lo que limitó el alcance del proyecto.

Mejorando la inmunidad

Durante la ceremonia, los agricultores reiteraron abrumadoramente su aprecio por la protección de estos frijoles debido a su buen rendimiento, resistencia a enfermedades y plagas, y sabor e idoneidad para sopas. También indicaron su intención de ahorrar hasta un tercio de la cosecha como semilla para replantar, incluso en ausencia de recompensas adicionales.

Al igual que en otros proyectos ReSCA, el proyecto conserva un pequeño porcentaje de la semilla producida (en este caso, el 5% de la cosecha), mientras que los agricultores son libres de hacer lo que quieran con el resto. Las semillas retenidas por el proyecto se almacenarán en la Universidad del Valle de Guatemala y, tras un proceso de purificación y multiplicación, se pondrán a disposición de otros agricultores en una próxima temporada agrícola, con el objetivo de garantizar que estas variedades lleguen a un nivel óptimo. estado sin riesgo.

Garantizar la salud continua

Las "inyecciones" de PACS de biodiversidad vital en los sistemas locales de cultivo son parte de un paquete más amplio en la granja promovido por Bioversity International. En nuestra visión de una estrategia de conservación y uso sostenible integrada ex situ y y in situ en finca, ReSCA eventualmente solo necesita ser desplegado para promover el tipo de diversidad que ofrece los valores más altos de bien público, mientras se asocia con altos costos de oportunidad para los agricultores. Algunas actividades que complementarían este mecanismo son:

  • apoyo para documentación participativa y monitoreo de la diversidad mantenida en finca
  • movilización de agentes de extensión para promover la diversidad local y facilitar el acceso a semilla de variedades amenazadas
  • introducción de un esquema de reconocimiento a nivel nacional para productores guardianes de agrobiodiversidad
  • apoyo para el desarrollo de cadenas de valor de cultivos locales (por ejemplo, mediante la comercialización de un producto premium "amigable para la diversidad", como se hace para la leche de quinua en Perú), y
  • inclusión de especies subutilizadas en los sistemas nacionales de adquisición de alimentos (como se hizo en la India para los mijos) para ayudar a generar una demanda sostenible.

Tales acciones, sin embargo, requieren el apoyo de gobiernos, entidades privados y donadores internacionales.

El médico puede estar dispuesto a vernos ahora, pero el seguro de salud relacionado con la agrobiodiversidad que se necesita para financiar el tratamiento de inmunización prescrito continúa requiriendo fortalecimiento.

Lee este artículo en inglés.

Esta iniciativa se organizó junto con la Unidad de Recursos Genéticos del Centro de Estudios Agrícolas y Alimentarios, Universidad del Valle de Guatemala (UVG), en el marco del proyecto financiado por el FIDA y la UE 'Vinculando cadenas de valor de agrobiodiversidad, adaptación climática y nutrición: empoderando los pobres para gestionar el riesgo'.

El trabajo en Guatemala es parte de los Programas de Investigación del CGIAR sobre Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS), y cuenta con el apoyo de los Donantes del Fondo del CGIAR.

Back